ROSBERG Vs. HAMILTON: GUERRA SIN CUARTEL

ROSBERG VS. HAMILTON: GUERRA SIN CUARTEL

Por Diego Mejía.

El incidente de Lewis Hamilton y Nico Rosberg en la última vuelta del Gran Premio de Austria ha polarizado a la afición como pocos hechos recientes en la Fórmula Uno e independiente del juicio de los comisarios, que ha culpado al alemán, es un hecho con suficiente fuerza como para despertar el rechazo de la afición en el Red Bull Ring.

Hubo decisiones, hechos, que fueron sumándose para llegar a una situación poco usual en la historia del equipo Mercedes, que desde hace ya un buen tiempo ha intentado mantener igualdad absoluta entre sus pilotos en todo sentido. Las circunstancias llevaron a que se encontraran en la última vuelta de la carrera con neumáticos diferentes, en posiciones invertidas a las que tenían en parrilla y peleando por la victoria.

Ese escenario empezó a surgir ocho semanas atrás cuando el equipo tuvo que escoger los neumáticos para este Gran Premio y eligió diferir en el número de juegos de neumáticos blandos para cada piloto, Rosberg tuvo uno solo, Hamilton dos. El alemán tuvo un juego más de súperblandos y ambos ocho juegos de ultrablandos para el fin de semana. En principio, no parecía algo que fuese a tener algún impacto en la carrera.

Pirelli usualmente es conservadora con la elección de los compuestos disponibles y con asfalto nuevo se anticipaba menos desgaste y degradación que el año pasado, cuando la carrera fue a una sola parada.

Pasamos páginas hasta llegar al tercer entrenamiento libre. Rosberg choca en la curva dos por una falla en la suspensión trasera izquierda. Dentro de los daños estuvo la caja de velocidades, tuvieron que reemplazarla e incurrir en una penalización de 5 puestos de retraso en parrilla.

Hamilton dominó la emocionante clasificación con pista seca, luego húmeda y al final cada vez mas seca. Aseguró la pole y tener a Rosberg al menos 5 posiciones atrás. Todo parecía a su favor y el equipo de hecho planteó posibles estrategias acorde a su situación.

Los neumáticos
El británico planeaba parar una sola vez pero tendría que hacer que aguantaran los ultrablandos más de cinco veces lo que le duraron el sábado en prácticas. Rosberg tenía la opción de intentar una estrategia alternativa, con dos paradas, en principio no mejor que la de su compañero de equipo.

Sin embargo cuando Rosberg paró en pits después de 10 vueltas, rodando de repente ocho décimas de segundo mas lento con el ultrablando, se empezó a gestar la situación que tal vez no quería tener que enfrentar Mercedes.

El ritmo de Rosberg con el neumático blando fue demoledor y una vez Hamilton paró en pits desde la primera posición para montar blandos, se encontró 5 segundos detrás de Rosberg y sin mejor ritmo que él.

La aparición del Safety Car tras la explosión del neumático trasero derecho en la Ferrari de Vettel jugaba en principio a favor de Hamilton, pues Rosberg tendría que parar de nuevo y la diferencia con Hamilton se anulaba por completo.

En el reinicio Rosberg logró abrir de nuevo diferencia con unos neumáticos 11 vueltas más usados que los de Hamilton, llegando a tener incluso 2 segundos de colchón, que luego se redujeron a la mitad.

Aun así, las proyecciones del equipo Mercedes apuntaban a que en el cierre de la carrera, con Hamilton en blandos muy usados, Rosberg estaría en posición de atacarlo y ganarle la carrera con un set de súperblandos nuevos que montaría en su segundo pitstop.

Aquí empezaba la disyuntiva para Mercedes. Rosberg estaba con la que en papel se convertía en la mejor estrategia, dos paradas terminando en súperblando nuevo, pero Hamilton había cumplido con la que había trazado el equipo para cubrir a Ferrari, aguantando el ultrablando en el inicio mejor que nadie.

Por esa razón y por el hecho de contar con un neumático que aguantaría mejor la exigencia del final, un blando usado que sólo tenía él, no Rosberg debido a la selección diferente 8 semanas atrás, Mercedes llama a Hamilton para optar por el “plan B”, dos paradas, a 17 vueltas del final.

Hamilton tenía la posibilidad de hacer un undercut a Rosberg con el cambio a blandos pero la parada en pits no fue perfecta y luego él tuvo problemas generando temperatura en ese juego que no era nuevo sino usado. La oportunidad de Mercedes de devolver el orden inicial a sus autos no funcionaba.

Una vez Rosberg se detuvo en pits por segunda vez, manteniéndose por delante del otro W07, el equipo tenía en sus manos una lucha por la victoria entre sus dos pilotos.

Antes tenían que superar a Verstappen, que estiró los blandos a una sola parada, pero con la diferencia de velocidad y neumáticos contra el Red Bull del holandés, no supondría un escollo como lo fue en Canadá para Rosberg. A 8 vueltas del final ya estaban de nuevo Rosberg primero, Hamilton segundo.

El trío que peleaba el décimo lugar, Gutiérrez, Wehrlein, Bottas, no se interpuso en la lucha por la victoria y el sprint final era un mano a mano.

El climax
Rosberg inició la última vuelta errando en la curva 1. Aunque sus frenos no estaban como al inicio de la carrera y habían entrado en modo “pasivo”,según el equipo, el alemán tenía pleno control de los mismos y del auto, según él confirmó, dejando fuera de la ecuación el tema técnico en lo que ocurriría de ahí en adelante.

Al cruzar muy temprano en la primera curva, Rosberg pasó sobre el bordillo mas interno, uno amarillo de 100mm de alto que usualmente no se usa. Su velocidad de salida de curva no fue la ideal y Hamilton tuvo la oportunidad de atacar.

Rosberg le deja claro al británico, mucho más que en el incidente de la vuelta 1 en Barcelona, que tendrá que hacerlo por fuera en la aproximación a la curva 2. El clímax del duelo llegó cuando ambos frenan para la curva.

La trayectoria de Rosberg no es la usual, continúa en línea recta mas allá del punto en el que debería girar a derecha. Hamilton ve que se acerca el borde la pista, la línea blanca. Está en la parte sucia del asfalto, donde hay menos agarre. Empieza a girar a derecha y con seguridad sabe lo que está intentando hacer Rosberg. Hamilton ha estado en esa posición antes, con la línea interna y el auto de su compañero de equipo a su lado entrando a una curva.

Está bien documentado el escenario, Austin y Japón el año pasado, Canadá este año, pero con dos diferencias: Primero, las ruedas delanteras de quien iba por la línea externa estaban claramente por delante de las de su compañero de equipo, en este caso las de Hamilton por delante de las de Rosberg. Segundo, en los episodios anteriores, el británico sí empezó a hacer la curva y apretó a su compañero mas en el segundo o último tercio de la curva. Agresivo, si. En el límite de lo permisible, tal vez no para algunos.

Sus trayectorias van rumbo al choque cuando Rosberg empieza a girar después que Hamilton, pero no con suficiente ángulo de volante. El golpe es inevitable y el ala delantera de Rosberg se rompe contra la rueda delantera derecha del auto 44. El impacto envía a Hamilton fuera de la pista y cuando quiere reincorporarse, Rosberg no le da espacio. Iban hacia a un segundo impacto.

Rosberg quiso ser tan agresivo como Hamilton y de alguna forma es de aplaudir que no hubiese sido blando y haya querido mostrar que puede ser también un zorro en el rueda a rueda. Era lo que debía hacer.

Sin embargo la forma en la que lo hizo fue lo que no salió bien y no solo por sus acciones, también por la de Hamilton, quien hizo ver aun más explícita la intención de Rosberg. Él hizo la curva donde juzgo que era el límite para no salir de la pista y esperó que Nico girara también. Y lo hizo, pero no suficiente y tarde, el punto normal en el que se gira a derecha en esa curva 2 había quedado bastantes metros atrás.

Luego Rosberg no pudo mantener su velocidad normal por la rotura del ala y aunque hubiese banderas amarillas por el accidente de Pérez tras quedarse sin frenos, el sobrepaso de Hamilton se produce a una velocidad muy inferior a la usual en ese punto de la pista. Rosberg va a la velocidad que puede para intentar terminar, muy despacio.

El veredicto
La investigación de los comisarios dio como resultado que Rosberg fue culpado del choque y sancionado con 10 segundos que no hicieron diferencia en el resultado, mas dos puntos acumulativos en su licencia. También le dieron una reprimenda por continuar en pista con el ala delantera rota y parte de ella bajo el auto.

Cada quien, de acuerdo a sus gustos, afición ó principios, tendrá su opinión. Aunque en la mía es mas responsable Rosberg que Hamilton por el choque, no creo que fuera necesario señalarlo oficialmente con una sanción. Hacerlo, castra la lucha por el título, condiciona futuros episodios y le resta picante a un mundial que lo necesita.

A Mercedes la lucha entre sus pilotos se le está saliendo de las manos y veremos como la gestionan. Su deseo de mantener el equilibrio al interior del equipo en todo momento es una utopía.

Hamilton probablemente penalizará en algún punto del campeonato por usar una sexta unidad de potencia y no por su culpa. Es un interrogante si esto pesará, ó esta pesando ya para el equipo a la hora de enfrentar decisiones que puedan resultar desequilibrantes en la lucha de sus pilotos, la lucha por el título del mundo.

No hay que esperar mucho para la siguiente batalla. Nos vemos desde Silverstone este fin de semana.

DIEGO MEJIA
RELATOR / COMENTARISTA

ROSBERG Vs. HAMILTON: GUERRA SIN CUARTEL