RENAULT, UNA GRAN NOTICIA PARA LA F1

RENAULT, UNA GRAN NOTICIA PARA LA F1. 

Por Diego Mejía.

El dominio de Mercedes y Lewis Hamilton, la falta de un antagonista fuerte, una fórmula en la que la variable motor pesa excesivamente, reglas que restringen el desarrollo de las unidades de potencia, sistemas de penalización complicados, difíciles de aplicar y explicar, un pulso político entre fabricantes de motor y los poderes comercial y deportivo, en el que los primeros están torciendo el brazo mas fuerte de una Fórmula Uno que no pareciera tener el rumbo claro.

Razones para decir que la categoría pasa por un momento difícil, para algunos de crisis, puede haber de sobra. Quienes la hemos seguido por muchos años sabemos que algunos de los puntos expuestos en el párrafo anterior están impresos en ese disco que parece rayado, en el que vuelve a sonar la misma canción de vez en cuando. Sin embargo, es un hecho que el público espera cambios, que alguien de un golpe al tornamesas y que la Fórmula 1 salga de este bucle.

Renault, la firma que más historia tiene en el deporte a motor, cuyo negocio es vender autos en todo el mundo y que de hecho está camino de convertirse en el segundo fabricante más grande del viejo continente, ha presentado su programa para regresar cómo equipo a la Fórmula 1 con el objetivo de estar en el podio en su tercer año y pelear por el título en el quinto. Es un proyecto que según decía Alain Prost, embajador y consejero de la marca, tiene un horizonte no inferior a 9 años.

thumb-RENAULT2

La marca del rombo no vuelve por una provocación de Red Bull, tampoco forzada a limpiar su imagen. El presidente de Renault Carlos Ghosn lo dijo muy claro: Vuelven para promover su negocio, es decir vender más autos y para que su marca llegue a nuevos clientes potenciales en mercados en los que la Fórmula Uno tiene presencia, donde es un vehículo para llevar su mensaje.

Ghosn y directivos de la división deportiva de Renault, reiteraron durante la presentación de su plan que el estar solo como proveedores de motor no les permitía explotar suficientemente su presencia en la Fórmula Uno. De hecho el nuevo equipo incorpora a Nissan a través de la marca Infinity, que ya se hizo un nombre junto a Red Bull Racing, pero que según Ghosn, jugará un papel en la creación de la nueva generación de sistemas de recuperación de energía (ERS), algo en lo que Renault tiene una brecha por acortar frente a Mercedes.

La alianza Renault-Nissan es el cuarto fabricante de vehículos más grande del mundo y su decisión de regresar a la Fórmula Uno en este momento es una señal muy positiva y una prueba de que más allá de la percepción que se ha venido voceando de su estado actual, es y seguirá siendo no solo la máxima expresión del deporte a motor, sino además una plataforma que para las firmas que están involucradas justifica sobradamente su inversión en ella.

Puede ser mejor la Fórmula Uno de la que vimos en 2015? Seguro. En Renault lo saben, pero gracias a la forma en la que han regresado, política y financieramente hablando con un mayor peso del que tenía Lotus y del que han tenido ellos antes, harán parte de las soluciones, además de ser animadores constantes de la competición, como históricamente lo han sido. Su participación durante cuatro décadas con 12 títulos del mundo y 168 victorias en Grandes Premios, solo superados por Ferrari y Ford, son suficiente garantía.

DIEGO MEJÍA
RELATOR / COMENTARISTA

RENAULT, UNA GRAN NOTICIA PARA LA F1