EL ASUNTO DE LAS CÚPULAS

EL ASUNTO DE LAS CÚPULAS. 

Por Raimón Durán.

Los que de ustedes sigan más los aspectos técnicos de la Fórmula 1 estarán al corriente del debate sobre si los habitáculos de los autos de F-1 deben tener una mayor protección y si ésta debe ser una cúpula al estilo de las de los aviones de combate. Aparte de los estudios y pruebas que la F.I.A. y los equipos llevan tiempo haciendo sobre este asunto, aficionados y diseñadores de todo el mundo han plasmado su imaginación e ideas en numerosos diseños (muchos muy bien presentados) sobre cómo debería ser esa protección para los pilotos. Un tour por las diferentes redes sociales o una simple búsqueda en Google nos llevarán a encontrar propuestas de “Fórmulas 1 del futuro” muy atractivas desde el punto de vista estético. Pero ¿son realmente viables? ¿Es lo que hay que hacer realmente? ¿Hay alternativas? Y además, la pregunta que a todos nos viene a la mente: una cúpula de este tipo ¿hubiera salvado la vida del malogrado Jules Bianchi?

Antes de responder estas preguntas (nos podríamos hacer muchas más al respecto) me gustaría contextualizar un poco la problemática. No pretendo razonar si algún tipo de protección es necesaria o no. Para mí está claro que sí y hoy por hoy el mayor riesgo que corre un piloto de F-1 (y de cualquier categoría en la que los autos van descubiertos) es recibir un impacto en la cabeza de un “elemento volante”, mientras está rodando a alta velocidad. Las probabilidades de que esto ocurra son mínimas pero puede ocurrir como se ha visto con resultados terribles. Este “elemento volante” puede ser un pájaro, una piedra, una pieza pequeña desprendida de otro auto, un trozo de carrocería, una rueda o incluso el carro fuera de control de un rival en la pista. De todos estos posibles casos, el que más preocupa es de un elemento de un tamaño que no pueda ser “parado” (y rechazado) por las protecciones externas de los habitáculos, o sea arco de seguridad y paredes elevadas del chasis a la altura del casco. En concreto, estoy hablando de una rueda o una pieza de carbono o metálica desprendida de otro auto. El que un auto salte por encima de otro (*) o que un auto se quede empotrado en las vallas de protección (**) no es tan grave como lo anterior a pesar que cuando se ha dado el caso las imágenes que hemos podido ver en directo (especialmente las de cámaras a bordo) nos han parecido escalofriantes. La razón por lo que afirmo esto es porque las actuales protecciones ya ofrecen una especie de “barrera” que protege todo el perímetro del casco del piloto, tanto por arriba, como lateralmente e incluso frontalmente. Y la prueba que estas protecciones funcionan es que en numerosas ocasiones vemos autos “saltando” por encima de otros y no ocurre nada al piloto de abajo. Lo mismo se puede decir de un choque frontal contra las modernas vallas que absorben mucha energía del impacto pero –precisamente por su diseño- pueden llegar a caer encima del auto.

Sin embargo esta protección de la cabina alrededor del casco del piloto puede no ser útil para rechazar una rueda o un alerón o una trompa (de carbono, muy reforzado) que justo vaya a impactar ahí. El caso de Massa en Hungría 2009 entraría en este apartado y ya se tomaron medidas muy adecuadas (refuerzo del visor y visera de los cascos) para intentar minimizar que algo como aquello volviera a suceder. En todo caso lo de Massa encendió todas las alarmas y se pusieron en marcha varios programas para desarrollar una mayor protección de los habitáculos, más cuando en otras categorías de monoplazas han habido impactos de “elementos volantes” con consecuencias fatales (Henry Surtees, F-2, 2009 y recientemente Justin Wilson en Indycar). Y evidentemente el caso Bianchi elevó el tema a tema de máxima prioridad. 

Y volvemos a las preguntas que me hacía al inicio: ¿son realmente viables esas cúpulas propuestas tan atractivas desde el punto de vista estético? ¿Es lo que hay que hacer realmente? ¿Hay alternativas viables? La respuesta a las dos primeras preguntas es un NO. Mi rotunda respuesta viene dada porque concesiones estéticas aparte, si bien una cúpula muy resistente hubiera salvado las vidas de Surtees y Wilson, en muchísimos otros casos de accidentes que ha quedado en anécdota, la cúpula podría haber inducido otros problemas, cuando no ser ella misma la causante del accidente. Por ejemplo en caso de vuelco, una cúpula podría dificultar enormemente la salida del piloto y ya no digamos si el piloto requiriera ser sacado por las asistencias o recibir cuidados de los doctores “in situ”. Pero hay más inconvenientes y les animo a ustedes a pensar en estos y más inconvenientes. Les doy algunas pistas: suciedad externa (aceite, tierra, lluvia, virutas de goma,…). Calor, vapores, condensación interior, reflejos, etc.,… Mecanismo de apertura segura, facilidad de apertura interna/externa en caso de emergencia,… Algunos de ustedes me dirán que hay soluciones para estos problemas: limpiaparabrisas, aire acondicionado, sofisticados flujos de ventilación y hasta sistemas de apertura automática en caso de impacto. Efectivamente, pero son soluciones que añadirían peso, complejidad de sistemas, de manipulación, etc… O sea fuente de problemas y decepciones.

Una vez descartadas las cúpulas, la FIA tiene encima de la mesa varias propuestas alternativas y se ha comprometido a implantar alguna de ellas lo antes posible. Pero como es natural ninguna de estas opciones convence a todas las partes, ya que todas las propuestas tienen sus inconvenientes también. Así pues, lo más probable es que la FIA (con el beneplácito de los pilotos a través del Presidente de su asociación, precisamente el mencionado Alex Wurz) acabe aprobando e implantando la solución que más opiniones favorables tenga a la espera de que la experiencia muestre como mejorarla.
¿Y lo de Jules Bianchi? Pienso que las circunstancias fueron tantas y tan desafortunadas que ni con cúpula se habría salvado de sufrir los graves daños que sufrió. Hay que aprender y vayámonos haciendo a la idea que en cosa de un año o dos veremos variar el aspecto tradicional de los monoplazas descubiertos. Algo, por otra parte, que ya ha ocurrido en muchos momentos de la ya larga historia de la F-1 y no por ello ha dejado de ser menos espectacular y emocionante.

Espero haberlo explicado bien.
Saludos cordiales,
Raimon Duran
Consultor de pilotos y equipos en varias categorías.

(*) Así de forma rápida me vienen a la cabeza 3 incidentes que pueden ser encontrados en YouTube fácilmente: Alonso/Raikkonen en Austria 2015, Alonso/Grosjean en Bélgica 2012 y Wurz/Coulthard en Australia 2007. Hay que aclarar que en todo caso, habría que mejorar la protección.
(**) Sainz en Rusia 2015

RAIMÓN DURÁN
COLABORADOR CANAL F1 LATINAMERICA

EL ASUNTO DE LAS CÚPULAS