COLOMBIA SIGUE SOÑANDO CON VOLVER A LA F1

COLOMBIA SIGUE SOÑANDO CON VOLVER A LA F1.

Por Carlos Ernesto Alemán.

El podio de Interlagos en 2005 fue el último en donde se entonaron las notas del himno colombiano en una carrera de Fórmula Uno. Esa tarde Juan Pablo Montoya, se subía a lo más alto del podio por última vez. El MP4-20 del bogotano había sido llevado con la maestría y pericia de siempre a la meta en primera posición. Esa tarde el podio fue completado por Kimi Raikkonen, su compañero de equipo, y Fernando Alonso que por cierto lograba su primer título convirtiéndose en ese momento en el campeón más joven de la historia.

Dos realidades diferentes se encontraban en un mismo lugar. España se rendía a los pies de un nuevo ídolo y Colombia no sabía que esa era la última victoria en la Formula Uno de uno de los mejores deportistas de toda su historia. Y es que las 7 victorias del bogotano en la máxima categoría del automovilismo mundial lo dejan en el olimpo de nuestro deporte nacional. Triunfos que hoy en día están muy lejos de volverse a repetir…

Sin embargo, todavía hay jóvenes talentosos que llevan la bandera de nuestro país por el mundo, soñando en volver a repetir las gestas de Montoya.

Tatiana Calderón, es una de las jóvenes esperanzas del automovilismo colombiano. 2015 le sonrió a la bogotana que empezó el año llevándose el Drivers Challenge disputado en Cancún México. Luego de un difícil paso por la FIA F3 europea, Tatiana puso en práctica toda su experiencia y pericia en Dubai, donde al cierre de la temporada se llevó una valida del MRF Challenge. En este 2016 Tatiana espera conseguir más victorias para cada día estar más cerca de la F1. Para la piloto, no ha llegado otro colombiano a la F1 por falta de apoyo económico. No es un secreto que para estar en la Formula Uno se debe llegar con grandes patrocinadores, poniendo casi en segundo lugar el talento. La cuestión es simple, sin plata no se corre.  

Oscar Tunjo, es otro representante nacional que ha sacado la cara por el automovilismo nacional, el caleño se llevó la bandera a cuadros en una de las dos carreras de GP3 disputadas en el marco del Gran Premio de Austria. Ese 19 de junio de 2015, el himno colombiano volvió a retumbar en un podio, una de las victorias más luchadas e importantes en años. No obstante el auto del colombiano no pudo volver a rodar en Hungría por falta de recursos. Lastimosamente Oscar no volvió a reaparecer… La falta de apoyo alejó al caleño de otro triunfo, dos carreras después de su gran victoria.  

Para este 2016 Oscar espera retornar al marco internacional, la GP3 sería su objetivo ideal, aunque nuevamente todo depende de la llegada de un potente patrocinador. De no ser así el colombiano optaría por participar en la European Le-Mans series en la categoría MP3. 

En busca de medios económicos que le permitan competir esta temporada, Tunjo al lado de su familia ha creado una embotelladora en su natal Cali, que comercializa agua, té y jugos. Una muestra más de la pujanza y mentalidad guerrera que caracteriza a los colombianos.

Cabe también destacar a Julián Leal quien disputó cuatro temporadas en la GP2. El piloto ahora busca nuevos rumbos para su carrera. Y no podemos desconocer también las buenas actuaciones en los Estados Unidos de pilotos como Gaby Chaves, Sebastián Saavedra y Carlos Muñoz, quienes también tuvieron sus pasos por Europa.  

Pero la penosa situación de los patrocinios no es nueva en nuestro país, la devaluación del peso, la caída del precio del petróleo y el poco apoyo por parte de la empresa pública y privada alejan al talento nacional de la Formula Uno. La constante búsqueda de patrocinadores, hace que la preocupación por parte de nuestros pilotos no este solo en la pista o en lo deportivo, convirtiéndolos casi en contadores o en relacionistas públicos.  

Estaría bien que el dinero despilfarrado en conocidos casos de corrupción quedara en causas como las de Tatiana u Oscar, quienes como muchos otros deportistas del país en diferentes disciplinas intentan poner en alto el nombre del país. Pero a lo mejor estoy pidiendo mucho.  

Por ahora guardemos esos recuerdos de Juan Pablo Montoya subiéndose al podio de templos del automovilismo como Mónaco, Monza o Silverstone, sintámonos orgullosos y valoremos como nunca esas gestas, porque el sueño de volver a ganar en la Formula Uno está muy lejos. 

CARLOS ERNESTO ALEMÁN
REDACTOR  / CANALF1LATINAMERICA

COLOMBIA SIGUE SOÑANDO CON VOLVER A LA F1