ESE ÚLTIMO Y DIFÍCIL PASO

ESE ÚLTIMO Y DIFÍCIL PASO

Por Christian Gonzalez Rouco

Decenas de miles de pilotos se encuentran distribuidos a lo largo del mundo luchando a diario para lograr ganar una competencia automovilística, un campeonato, o simplemente para reunir el presupuesto que les permita hacer lo que más les gusta: subirse a un auto de carreras.

Por cuestiones de edad y de dinero, gran parte de ellos han bajado los brazos en sus aspiraciones de llegar a lo más alto en esta actividad, pero otros tantos sueñan con esa posibilidad a pesar de lo difícil que es poder dar ese último y enorme paso. Un paso que, entre esos miles en el mundo, solo 20 pilotos pudieron efectivizar este año y que serán 22 quienes lo consigan en 2016.

Lógicamente hablamos de las butacas disponibles para conducir un monoplaza de Fórmula 1 como piloto titular. El listado podrá incrementarse si incorporamos a aquellos que tienen contrato como piloto tester, de desarrollo, o con el título que ustedes quieran, pero a la hora de la verdad solo serán 22 los que completen la exclusiva lista.

Considerando esto como principal escollo, hay países que han logrado tener a sus representantes en tan selecto grupo a través de los años, como Gran Bretaña, Alemania, Finlandia. Con el empujón del fenómeno Alonso, también España en estos últimos años. A nivel latinoamericano la delantera la lleva históricamente Brasil, con el respaldo de un gran mercado económico además del talento natural de sus pilotos. México ha demostrado que viene con viento a favor producto de políticas acertadas y una planificación a futuro a través de la reconocida Escudería Telmex, que ha dado sus frutos con Sergio Perez y Esteban Gutierrez. Pastor Maldonado es el representante Venezolano gracias al respaldo de su propio país.

Entenderán que el caso argentino es algo que conozco bien. El automovilismo en Argentina es claramente el deporte que ocupa el segundo lugar en popularidad detrás del fútbol. Innumerable cantidad de categorías de nivel nacional y zonal llevan a que indudablemente sea uno de los países del globo que mayor cantidad de autos de carreras posee en base a la población. Las hazañas de Juan Manuel Fangio y José Froilán Gonzalez en los 50, junto con los éxitos de Carlos Reutemann a finales de la década del 70 y comienzos de los 80 también han contribuido para ello.

Argentina tiene y ha tenido grandes pilotos con chances de llegar, pero el apoyo que lograban, incluidos aquellos que consiguieron provisoriamente un lugar, no se pudo sostener en el tiempo. Norberto Fontana solo pudo correr cuatro GP con Sauber. Gastón Mazzacane un par de temporadas con Minardi y Prost. Esteban Tuero decidió bajarse por motivos que no terminan de quedarnos claros. El caso más resonante de los últimos tiempos es el de José María ¨Pechito¨ López a quien se le derrumbó el castillo en dos ocasiones. La primera fue cuando formó parte del programa de desarrollo de pilotos de Renault en momentos en los que Fernando Alonso ganaba carreras y campeonatos. Al momento de pegar el salto, los millones de otros lo sacaron de la butaca. La segunda oportunidad para López fue en 2010, firmando un contrato con el nuevo equipo norteamericano USF1. La escudería jamás salió a pista y la decepción del piloto y sus seguidores desanimó a muchos de seguir intentando.

Cuando me preguntan que piloto argentino podría subirse hoy a un Fórmula 1, no tengo que pensar mucho. Hoy solo hay uno y es Facundo Regalia, subcampeón de GP3 en 2013. Intentó en GP2 durante 2014 pero sin presupuesto. Hoy, algo falto de actividad, continúa en el intento encauzar su carrera.

A pesar de todo, por estos días hemos vuelto a ver una tenue señal que podría devolver el entusiasmo. El proyecto ya se puso en marcha con la participación del joven Marcos Siebert en la Fórmula 4 Italiana de la mano del equipo Jenzer Motorsport. El piloto de la Ciudad de Mar del Plata, en la costa atlántica de la provincia de Buenos Aires, también ha probado un auto de GP3 en Abu Dhabi semanas atrás. Detrás suyo suenan otros nombres como los de Diego Ciantini o Baltazar Leguizamón, quienes por el momento deberán ganar experiencia en divisiones menores. Es un proyecto serio pero que necesita afianzarse con el respaldo necesario que permita extenderlo a través del tiempo. Tal vez, si no se equivocan, llegará el momento de dar ese último y difícil paso.

CHRISTIAN GONZALEZ ROUCO
NARRADOR  /

Relator y Comentarista de carreras de F1 en Canal F1 Latinamerica.
Vinculado al automovilismo Argentino a través de su participación en Carburando

ESE ÚLTIMO Y DIFÍCIL PASO